María Fernanda Guerrero

Periodista

 

Alrededor de 30 venezolanos duermen bajo el techo del polideportivo del barrio Mi Llanura en Villavicencio, mientras encuentran un trabajo que los ayude

Guillermo García, llegó aproximadamente hace un mes a Villavicencio, buscando, al igual que muchos de sus compatriotras, una mejor calidad de vida. Guillermo estuvo asentado cerca al Terminal de Trasporte de Villaviencio, sin embargo hace 15 días se trasladó con un grupo de personas al polideportivo del barrio Mi Llanura.

El venezolano le pidió prestado dinero a un compañero para poder empezar a vender dulces como vendedor ambulante . “Uno no está acostumbrado a pedir”, expresó, no obstante por la falta de empleo, todas las noches, a las dos de la mañana debe llevarse sus productos consigo y tratar de ganar dinero situandose al frente de bares y discotecas de la ciudad.

Contó además que la gente les ha ayudado con alimento. De igual forma, el presidente de la Junta de Acción Comunal, les permitió estar en el polideportivo para que se resguarden de las lluvias.

Pese a esto, han tenido problemas con la Policía, “muchas veces los mismos colombianos vienen a fumar marihuana y piensan que somos nosotros”, afirmó Richard, otro venezolano que vive en el lugar.

Estas tres personas expresaron que nadie de la Alcaldía o de la Gobernación ha venido a ayudarlos, aunque “anoche vino el alcalde, nos vió y dijo: ya vengo, ya vengo y así se quedó, nunca volvió”, señaló Guillermo.

Asimismo, al parecer se han acercado a la Cruz Roja y a la Policía Metropolitana pero según Richard, los han ignorado.

Por su parte, la Cruz Roja informó a Llano7días que ya no están atendiendo en esa sede, sino que este servicio se trasladó al Centro de Atención al Migrante en el barrio Nuevo Ricaurte. Asimismo, la coordinadora Lorena Herrera aseguró que no tenían registro de Guillermo, Richard y Taylor. Los venezolanos piden que los ayuden con un trabajo para mejorar sus vidas.