Manolo Torres 
 

Durante la época del conflicto armado el Meta fue uno de los cinco departamentos más golpeados por la violencia

Van pasando los años y los campesinos de las zonas rurales del Meta poco a poco han ido construyendo nuevos caminos en los que han encontrado tranquilidad y porvenir. Muchos han dejado atrás los golpes de la guerra y han logrado salir adelante con empresas agrícolas o diferentes proyectos empresariales, de turismo o de medio ambiente.

Así es como los campesinos y habitantes víctimas del departamento del Meta (e incluso de regiones aledañas) han logrado sobresalir ante las circunstancias y consiguieron lo que siempre habían soñado: una mejor calidad de vida para ellos y sus familias.
Sumado a esto, en el Meta se han desarrollado procesos que han ayudado a que la región dejé atrás la violencia que sufrió alguna vez. Sobre todo porque el territorio metense fue uno de los departamentos en los que se presentaron más casos de minas antipersonales. El municipio de Vista Hermosa es que el que más registra a nivel nacional. En este lugar se reportaron más de 360 víctimas por minas antipersonales.

En la actualidad, a través de los procesos que dirige la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, el Batallón de Desminado Humanitario ha logrado liberar 47 municipios de minas anti persona a nivel nacional. De dicha cantidad, hay 7 que corresponden al departamento del Meta, algunos de ellos son Villavicencio, Acacías, Puerto López, Mesetas y Uribe.

El teniente coronel Genaro Castaño Gómez, comandante del Batallón de Ingenieros en Desminado Humanitario, explicó para Llano7días que el proceso de desminado se hace mediante tres fases: estudio no técnico, estudio técnico y despeje. Luego de que un municipio sea asignado por parte de la Oficina del Alto Comisionado, los uniformados realizan la primera fase que es el estudio no técnico, que consiste en la recolección de información visitando las veredas y haciendo reuniones con las juntas de acción comunal para así identificar donde pueden estar ubicadas las minas.

Así mismo cuentan con un registro histórico de denuncias desde 1990 donde hay más de 36 mil datos de minas en Colombia.
De esta forma investigan y determinan que hay una afectación de minas en determinada zona, demarcan el sitio y después realizan la intervención mediante el estudio técnico. Posteriormente viene el despeje, que es la destrucción propiamente dicha de todas las minas que se encuentran en el lugar.
Es así como han logrado deter

minar que los municipios del sur del Meta son los que presentan un nivel más alto de casos de minas antipersona. Actualmente las FFMM no reciben denuncias de nuevas instalaciones de bombas antipersonales pero si reciben denuncias de minas que fueron sembradas tiempo atrás durante el conflicto armado.

Para poder asignar un municipio, estos deben pasar primero por una evaluación de seguridad para así lograr determinar que cuentan con las condiciones adecuadas que permitan desarrollar el desminado. Es decir, que ya no haya presencia de grupos armados utilizando las minas, ya que uno de los principios humanitarios es la no repetición, el cual busca certificar que no haya probabilidad de reincidencia de minas en la región intervenida.