Sergio Guevara

Periodista

 

Las Farc-Ep, o por lo menos algunos de sus directivos, realizaron un comunicado en el que confirman que han decidido volver a empuñar las armas, argumentan incumplimiento del gobierno a los acuerdos

Colombia es un país que ha estado sumido en una situación de violencia y conflicto por un tiempo prolongado, lo que ha llevado a que generaciones enteras finalicen sin conocer lo que es vivir en paz en este país, lleno de riqueza y de una idiosincrasia sinigual. Ahora, tras un ‘breve’ periodo de presunción de paz, las esperanzas tienden a desaparecer luego del fuerte comunicado.

En un vídeo fue publicado el comunicado de Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia Ejército del Pueblo, liderado por Iván Márquez, junto a otros de los dirigentes más sonados de esta organización guerrillera como lo son Jesús Santrich y alias ‘El Paisa’. La pieza audiovisual muestra cómo el visible descontento de este reducido grupo de rebeldes provoca la intención e invitación de rearme, para volver al monte, de donde habrían salido hace poco tiempo con el fin de ejecutar el acuerdo de paz firmado en el gobierno de Santos.
En su discurso, Márquez acudió al «derecho universal de los pueblos de levantarse en armas contra la opresión».

Le podría interesar:«El acuerdo no tiene marcha atrás, los colombianos deben arropar y proteger lo pactado en la Habana»: de La Calle

Le podría interesar:«No es el nacimiento de una nueva guerrilla»: Presidente Duque

Esta noticia causó escozor en los colombianos quienes ven cómo poco a poco sigue avanzando una imagen que pensaron que no tendrían que revivir y es la de la guerra armada, la de los rebeldes en contra del gobierno y peor aún, en contra del mismo pueblo, dejando como víctimas siempre a los inocentes que quedan en medio de los combates y las demostraciones (violentas) de búsqueda de sus ideales.

El departamento del Meta es uno de los más afectados, dado que el grupo más grande de disidentes que existió en el país durante el proceso de paz, se radica en el sur del departamento y el Guaviare. Dicho esto, se crea la preocupación de si estos se unirán a la nueva campaña armada de estos pocos líderes del grupo guerrillero o si, por el contrario, van a rechazar a quienes los desconocieron una vez se sentaron con el gobierno a dialogar.

El comandante de la Cuarta División del Ejército, el brigadier general Sergio Tafur, confirmó a Llano7días que este es un tema delicado y de gran importancia, por lo que se está tratando desde el gobierno nacional, sin embargo confesó que es preocupante y que como fuerzas militares no pueden quedarse sin reaccionar en caso de que se ejecute la nueva alza en armas de estas personas.

Por su parte, la gobernadora del Meta, Marcela Amaya, compartió un comunicado con los metenses, dándoles un mensaje de tranquilidad el cual empezó con la frase “La paz no está en manos de una minoría”, asegurando que son más los colombianos que buscan la paz, que los que quieren estar en medio de este enfrentamiento, además de dar cuenta de lo mismo que ha confirmado el gobierno nacional, la división política y militar de este grupo, está muy marcada, por lo que ahora se trataría de un ejército bastante debilitado.

La misión de Verificación de la ONU rechazó contundentemente el pronunciamiento de Márquez y aseguró y condenó el accionar del grupo de excombatientes; al mismo tiempo resaltó el compromiso y lo valioso que ha sido el comportamiento de la mayoría de hombres y mujeres en el proceso de reincorporación, de cara a la esperanza de volver a la vida civil con tranquilidad.